sábado, 3 de agosto de 2013

Sobre Rajoy





Buenos días

Razones no le faltan a Pio Moa para no creer una palabra de lo que dice Rajoy.

Ni a el ni a cualquier español sensato que se niegue a dejarse llevar por la mentalidad ovejera que la democracia española ha impuesto .

Rajoy y su PP han mentido lo suficiente para que nadie crea una palabra de lo que dice.



Creado el 2 agosto, 2013 por Pío Moa

En su comparecencia, Rajoy envolvió en hojarasca su única afirmación concreta: “No me considero culpable y por tanto no dimito”. A eso le llaman algunos ser “un buen parlamentario”. Una actitud demasiado parecida a la de Felipe González cuando empezaron a salir a flote sus corrupciones:  cierta chulería al principio, después “Me he enterado por la prensa”, a la que no dejaba de atacar, y finalmente una levísima confesión de haber cometido un error, por boca de Rubalcaba. Rajoy dice haberse “equivocado” al confiar en la honradez de Bárcenas, pero hay demasiados años de amistad y demás altos cargos de Bárcenas para dejar que la cosa quede en algo tan evanescente.

Hace años que no creo en la honradez política de Rajoy: http://www.libertaddigital.com/opinion/pio-moa/la-honradez-de-rajoy-54416/



Ni creo en su “política antiETA”, demasiado similar a la de Zapatero:  http://blogs.libertaddigital.com/presente-y-pasado/no-es-rajoy-pro-etarra-3407/



Ni creo, en general, que Rajoy vaya a superar la triple crisis democrática,  nacional y económica: http://www.libertaddigital.com/opinion/pio-moa/para-entender-a-rajoy-43734/



El problema real es el mismo desde hace mucho: una alternativa a la catástrofe. Esperaba que el PSOE se hundiera y ello liberase  en el PP sus dos partidos internos: el “progre”, similar al PSOE en definitiva, y el liberal-conservador. Rajpy representa al primero y una de sus preocupaciones –también lo fue de Aznar– ha sido que el PSOE y los separatistas permaneciesen como fuerzas “necesarias para la gobernabilidad”. Fuera de la casta política PP-PSOE-separatistas, salen nuevos partidos, pero demasiado débiles, al menos hoy por hoy, en posibles votos y en consistencia ideológica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada