viernes, 16 de diciembre de 2016

LOS HEROES DEL ALCAZAR



 Buenas tardes
Hoy he tenido noticia de una inicua persecución por parte de los defensores de la Ley de la Memoria Histórica, esto es, de los comunistas, de la presentación de un libro llamado Los Héroes del Alcázar y de como han presionado al Ministerio de Defensa hasta conseguir que, para evitar males mayores, el Jeme, Jefe de Estado Mayor del Ejercito lo haya suspendido, ya que iba a presentarse en el Museo del Ejercito en el 80 aniversario de la heroica gesta  que supuso la defensa de la Academia de Infantería, Caballería e Intendencia frente a mas de 6000 enemigos durante 70 rudos y difíciles días.
Los comunistas y socialistas, perdedores del honor en la paz y buscadores de alterar el orden en esta bendita democracia y perdedores de la Guerra Civil están muy enfadados porque el libro revela lo que realmente sucedió dentro y fuera de los muros del Alcázar, explica como funcionaba el Ejercito Frente Populista y como funciono el Ejercito que defendía la libertad de España y en vez de reconocer que los españoles son enormemente valientes, intentan ocultarlo  en medio de una nube de insultos, descalificaciones y persecuciones  de todo tipo.
El libro recuerda un episodio que no desean que harto repugnante, recuerda que el Gobierno de nación, el gobierno del Frente Popular  dicto en consejo de Ministros una orden que daba vía libre a la muerte violenta por aplastamiento de mas de 1800 personas, es decir , dio vía libre a la bestialidad de meter bajos los muros del Alcázar de tres minas de 2500 Kg de explosivos de alto poder cada una  y arrasar un edificio que, ademas, no tenia valor militar alguno, excepto el simbólico que ellos mismos le habían dado.
Fueron tan bestiales que tuvieron que desalojar Toledo en prevención de su destrucción
El ministerio de Defensa , como se dice coloquialmente, se ha rajado y ha preferido suspender la presentación que iba a hacer el General Juan Valentín Gamazo como introductor, el Coronel José Luis Isabel como ponente y el autor del libro Manuel Casteleiro de Villalba  y lo ha hecho de la forma menos lógica y menos respetable de las posibles, pegando un portazo en la cara de todos ellos sin dar maldita explicación o motivos, simplemente el ordeno y mando y como el Museo es un edificio militar y su director un general la cosa ha sido fulminante, suspensión y se termino.
Poco elegante sin duda, cuartelero a mas no poder, pero legal.
Y naturalmente los rojos y demás chusma le han puesto una muesca a la culata de su  rencorosa pistola, muesca que corresponde a la falta de presencia de animo o de algo peor que alguien ha tenido entre los mandos superiores del Ejercito de Tierra.
Me gustaría recordar al pusilánime, cobarde o simplemente perezoso (prefiero no ir mas allá) que no ha querido complicarse la vida y afrontar que ser general del Ejercito entraña ciertas responsabilidades para con la historia de dicho Ejercito y que escurrir el bulto no es una opcion
Le recuerdo a la persona que ha ordenado la suspensión de la presentación, a la que los defensores del Alcázar tienen derecho, que los defensores y sus familiares tienen una condecoración que jamas tendrá el.
Los defensores, TODOS ellos, incluidas sus familias, tienen concedida la mas alta condecoración al valor que se da en tiempos de Guerra ,LA  CRUZ LAUREADA DE SAN FERNANDO, y que solo por eso ellos y sus familiares merecen el respeto que ese alguien "pusilánime" les ha hurtado no permitiendo que se presentara un magnifico libro sobre lo que sucedió en el Alcázar y en Toledo entre Febrero de 1936 y noviembre de dicho año.
Uno de los hechos mas heroicos que jamas vieron los tiempos.
 Me permito reproducir esta entrada del Blog de los Generales Davila, Coloma, Chicharro y Alaman, articulo lleno de enjundia que pone de relieve lo que, de verdad, piensan muchos militares al margen de las corrientes imperantes entre los que actualmente llevan fajin en la cintura

LOS HÉROES DEL ALCÁZAR (Teniente General (R.) Emilio Pérez Alamán. General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez. General de División de Infantería de Marina (R.) Juan Chicharro Ortega.

El Alcázar de Toledo no se rinde
‹‹Sin novedad en el Alcázar, mi general››. Todavía causa extrañeza que esta frase fuese pronunciada por el general Moscardó al ser liberado el Alcázar de Toledo el año 1936 a comienzos de la Guerra Civil.

Tras un edificio en ruinas, muertos, heridos y una gesta que recorría el mundo ¿cómo se podía decir ‹‹sin novedad››? La explicación reside en el fondo del espíritu castrense. Esta frase breve pero contundente lo resume. Es el parte espiritual del combate. No hay novedad cuando, pase lo que pase, no se ha faltado al honor y al valor, cuando se ha derramado hasta la última gota de sangre en cumplimiento del juramento a tu Bandera. Eso es todo. Sin novedad es todo un compendio de virtudes practicadas día a día y que en un momento determinado se subliman hasta la muerte. No es novedad morir dignamente. Lo es perder la dignidad, día a día y transmitir la cobardía y la mentira. Los partes de guerra se firman y permanecen. Unos en los archivos, en la literatura, son la historia de los pueblos; otros hacen historia con un único mensaje espiritual: SIN NOVEDAD EN EL ALCÁZAR. Algo que se debe enseñar, practicar y exigir, aunque no todos viven en la dignidad de poder hacerlo y transmitirlo.

LOS GENERALES VARELA, MOSCARDÓ Y FRANCO RECORREN LAS RUINAS DEL ALCÁZAR DE TOLEDO, POCO DESPUÉS DE LA LLEGADA DE LOS LEGIONARIOS

El Alcázar de Toledo es conocido en todo el mundo y su ejemplar gesta narrada en todas las Academias Militares. Hoy es sede del Museo Militar y permanente vigía de la formación de la Infantería española. Ser infante es ser soldado y solo se requiere honor y valor. Al cumplirse 80 años de aquella heroica acción nos encontramos con una novedad en su sede. Ya sabemos lo que eso significa. Más grave cuando esta se produce en ese Alcázar de héroes convertido en Museo Militar. Donde debe depositarse el parte espiritual por encima de ningún otro.

Incalificable cuando la novedad se refiere a la presentación de un libro cuyo título es Los Héroes del Alcázar, escrito por Manuel Casteleiro de Villalba. Estaba anunciada para este jueves día 15 en el auditorio del Museo. Se ha cancelado sin más explicaciones.

Sinopsis del libro: ‹‹Honrar el reconocido valor heroico que demostraron todos los defensores de la Academia de Infantería, Caballería, e Intendencia de Toledo, reconocer las virtudes que con abnegación inducen a acometer acciones excepcionales o extraordinarias, individuales o colectivas, siempre en servicio a España››. Es decir lo que se debe enseñar en las Academias Militares y ejercer cada día quien viste el uniforme.

No solo es nuestra obligación denunciar el hecho sino que es la de todos exigir una explicación argumentada y someterse, los responsables, al juicio y crítica que merezcan, uniformados o no. La cadena de mando está clara. Del Director de Museo pasa al Director del Instituto de Historia y Cultura Militar. El siguiente paso es el JEME (Jefe del Estado mayor del Ejército) y de ahí salta directamente a la ministra de defensa. Deduzcan ¿uniformado o no? Nosotros no lo sabemos.

Hemos leído que IU había elevado al Congreso una pregunta al Gobierno sobre si había autorizado la presentación ya que según su memoria el libro no se ajusta a la Ley de Memoria Histórica.

¡Ah! la memoria. Resulta llamativo porque estos que acuden a la memoria deben de tener algo que ver los que formaron un gobierno teóricamente salido de las urnas que se reunió en Consejo de Ministros con su presidente al frente para votar dinamitar el Alcázar de Toledo, un punto de resistencia que no era realmente una amenaza en la guerra y en el que habitaban multitud de mujeres y niños.

Hoy hay novedad en el Alcázar. Novedad militar, con lo que eso significa. Que cada palo aguante su vela, pero no insulten a los HÉROES DEL ALCÁZAR DE TOLEDO:

1090 militares, 106 paisanos militarizados, 555 personas entre mujeres, niños, paisanos no combatientes y Hermanas de la Caridad.

Ellos sí pudieron decir:

SIN NOVEDAD. BAJO ESTAS RUINAS EL HONOR ESTÁ INTACTO.
Teniente General (R.) Emilio Pérez Alamán. General de División (R.) Rafael Dávila Álvarez. General de División de Infantería de Marina (R.) Juan Chicharro Ortega

Presentación del libro LOS HÉROES DEL ALCÁZAR

2 comentarios:

  1. Por muchas estrellas y muchos bastones en la bocamanga, ¿militares en España?, se cuentan con ,los dedos de una mano y lo mismo me sobran dedos. Lo que si existe es una reata de funcionarios uniformados, que a cambio de un despacho y una medalla pensionada al año, son capaces de vender a su propia madre.
    Luego aparecen otros que se quejan justamente de lo que ellos mismos han permitido estos años atrás, cuando estaban al mando y en activo, la cobardía ante el enemigo se paga en la tapia de un cementerio.

    ResponderEliminar
  2. El espíritu que desde siempre distinguió a nuestros militares a través de los siglos ha sido aplastado por una burocracia que premia y ensalza a los militares que , tras dejar atrás su vocación , se convierten en probos funcionarios estatales con uniforme
    Espero que jamás tangamos necesidad de utilizar el nuevo ejército de la democracia, porque aunque hay magníficos mandos intermedios los mandos superiores ya no son militares, son políticos de uniforme, sin mas interes por su patria del que tiene su Jefe Rajoy

    ResponderEliminar