lunes, 20 de febrero de 2012

El Gobierno comienza 2012 gastando el doble de lo que ingresa

Buenos dias
Una vez mas cuelgo en el Blog las opiniones claras y acertadas del profesor Roberto Centeno, gracias a el el disparate económico en el que estamos inmersos resulta algo mas inteligible.

Roberto Centeno   20/02/2012 06:00h
Hace un par de semanas, Bloomberg, la mayor agencia de noticias económicas  mundial, afirmó que mientras Italia estaba haciendo los deberes recortando gasto de verdad, en España solo había mucho ruido y pocas nueces. Un punto de vista que se concretaría el lunes en una auténtica conjunción astral: las tres grandes agencias de rating decidían simultáneamente rebajar la calificación de  España, algo que no recuerdan ni los más viejos del lugar. Un movimiento acompañado por rebajas de calificación de las 19 principales entidades financieras, que ignoraba totalmente la “gran” reforma del sector de la semana anterior, y completado tres días despuéscon la rebaja de calificaciones de las principales CCAA, con la que Cataluña, por ejemplo, queda solo a un escalón del bono basura y Madrid a dos, y ambas con perspectiva negativa. Claro que eso les da lo mismo, porque Rajoy ya les ha dicho que España les paga la juerga.
Italia, dirigida por un tecnócrata de primera división y un equipo económico del mismo nivel, y con los políticos relegados a un segundo plano, ha puesto en marcha un recorte del gasto público de 47.000 millones de euros y cerrado 2011 con un déficit del 4% del PIB. España, en cambio, está dirigida por políticos sin experiencia en el mundo real (para uno que la tiene es como llevar a la quiebra al cuarto banco de inversión mundial), incapaces de comprender qué está sucediendo y que, como Zapatero, esperan un milagro. Pero tienen algo clarísimo: mantener lo máximo posible el tamaño de un Estado imposible de financiar y corrupto que les permite colocar cientos de miles de parientes y amigos con sueldos un 35% superiores a la media del sector privado. En nueve meses, el PP ha colocado a 103.000 militantes adicionales. No en vano Rajoy no cesa de proclamar que crear empleo es lo principal. Qué mejor que empezar por su propia gente.
La barra libre del BCE permite compromisos insensatos de gasto
De momento, y hasta que conozcamos los Presupuestos 2012, el Estado no ha recortado un céntimo -el recorte de diciembre lo han absorbido pensiones, deducción por vivienda y Sociedades- y comunidades y ayuntamientos, una vez que un Gobierno insensato ha dicho que no permitirá quebrar a nadie y entregado 15.000 millones, han olvidado sus intenciones de austeridad. Por tanto, y de momento, Italia 47.000-España 0. Y lo que es peor, la decisión de no cerrar las entidades financieras inviables puede tener un coste brutal para los españoles;  como aperitivo, 6.000 millones de la ampliación de capital del FROB, lo mismo que nos han expoliado con mayores impuestos.
2012 ha comenzado gastando el doble de lo que se ingresa, igual que Zapatero en 2009, un disparate que se saldaría con un espectacular aumento del déficit público de hasta el 11,4 %
Y para financiar la fiesta tenemos la barra libre del BCE, utilizada con una alegría y una ligereza absolutas. En solo 47 días, el endeudamiento del Tesoro en el mercado primario se ha incrementado en 38.000 millones de euros, una cifra disparatada. En enero, el endeudamiento ascendió a 28.500 millones, de los cuales 11.200 fueron a cubrir  vencimientos y la diferencia, 17.300 millones, fue endeudamiento nuevo para seguir financiando el despilfarro. Digo despilfarro porque aunque el hecho de que se haya emitido más deuda no implica necesariamente que se haya gastado, la experiencia demuestra que se gasta en su mayor parte. En este caso, teniendo en cuenta lo prometido por Rajoy a CCAA y entidades financieras, todavía se queda muy corto. Sus promesas demuestran una irresponsabilidad inaudita que jamás hubiera podido tomar sin la barra libre del BCE. Así, 2012 ha comenzado gastando a un ritmo del orden del doble de lo que se ingresa, igual que Zapatero en 2009, un disparate que se saldaría con un espectacular aumento del déficit público de hasta el  11,4% oficial y un incremento del paro de 1,2 millones de personas.
Todas las CCAA han presentado Presupuestos 2012 con déficit -entre 20 y 30.000 millones en conjunto, porque los gastos son seguros y los ingresos puro voluntarismo- ya que gracias a la Ley de Estabilidad pueden seguir gastando más de lo que ingresen hasta 2020. Pero lo que ya resulta de juzgado de guardia es que estos insensatos han incrementado el gasto corriente y de personal -que supone el 36% de los Presupuestos- hasta un 9%, en el caso de Extremadura y otros, y cero patatero los más serios, mientras reducen drásticamente las inversiones en infraestructuras en un 30%.
Cuando la renta disponible de las familias se desploma, el consumo y la inversión se hunden un 6,8 y un 16% respectivamente (peor que en los momentos más negros de 2008 y 2009), una casta política irresponsable y corrupta incrementa el gasto político improductivo y corta el productivo. Mientras, el Gobierno toma la decisión suicida de no intervenir en la asignación de los dos tercios de los recursos públicos de la nación, algo inédito en el mundo, para que la casta política y sus amigos sigan viviendo a todo lujo con el dinero expoliado a un pueblo cada vez más empobrecido. Todo ello mientras Rajoy proclama en Sevilla que “vienen tiempos muy duros”, pero para los españoles, no para la casta política. Y cuando una Comunidad, Asturias, propone un Presupuesto justo con lo contrario, reduciendo salarios y gasto corriente e incrementando infraestructuras, Rajoy comete la vileza de rechazarlo. Espero que los asturianos no lo olviden a la hora de votar el mes próximo.
Déficit real 2011: 10% del PIB; deuda real: 100% del PIB
Antes de entrar en el tema, resulta grotesco el bulo contra el Gobierno sobre la amplificación del déficit, vertido por tres altos funcionarios izquierdistas de la Comisión Europea. Más grotesca aún resulta la tibia respuesta de Rajoy, que en lugar de pedir la cabeza de dichos funcionarios, probablemente españoles y a las órdenes del compañero Almunia, ha incurrido una vez más en la debilidad habitual, limitándose a decir que era falso y que Olli Rehn lo había desmentido (lo que ni siquiera es cierto, porque se limitó a decir que “el Gobierno español había identificado un desfase” y lo iba a corregir). No es con cobardía ante la Comisión como nos haremos respetar en Europa.
Es grotesco porque estimando del déficit público a través de la evolución de los activos y pasivos financieros de las AAPP publicados por el Banco de España hasta septiembre, los pasivos en circulación (es decir, la deuda conocida de las AAPP) era de 877.500 millones de euros, lo que supone un incremento de 15.000 millones superior al incremento registrado en el mismo periodo del año anterior (72.000 millones). Esto en román paladino quiere decir que el déficit de 2011 real sería 1,4 puntos superior al de 2010, es decir, 9,2+1,4=10,6% del PIB. Ahora bien, a efectos de los burócratas de Bruselas lo que importa no es cuánto debemos en realidad, que tiene narices, sino lo que ellos denominan Protocolo de Déficit Excesivo. Por eso hay partidas en este incremento de deuda que no computarían como déficit. Pongan ustedes que solo sea la mitad (normalmente es el 75%); estaríamos en una estimación de déficit 2011 del 9,9 %. Pero aún más: imaginemos que en el último trimestre se ha producido una contención de gasto tan brutal que el incremento de déficit de los nueve primeros meses, los 15.000 millones, ha desaparecido, lo que obviamente no es cierto. ¿Qué tendríamos entonces? Un déficit 2011 del 9,2%.
Una realidad  justo la contraria de la que filtraron, supuestamente, los secuaces del compañero Almunia. Pero no solo eso: con las cifras del BdE en la mano, ¿de dónde sacan los lumbreras del PP que el déficit de 2011 fue solo del 8,3%?, ¿se lo ha contado Zapatero? Esto no es todo. Como explicaba Carlos Sánchez aquí la pasada semana, un 50% de ayuntamientos, empresas públicas, consorcios, etc… no ofrecen información alguna sobre su situación, y las CCAA ofrecen solo lo que no tienen más remedio y ocultan todo lo que pueden. No estamos hablando de una parte marginal del gasto público, sino de la parte más importante. Más a más, todos y cada uno de los ministerios, todas y cada una de las administraciones han transferido gasto de 2011 a 2012 y siguientes. ¿Cuánto gasto? No lo sabemos, pero José, el de la gasolinera, 40.000 millones el solito; Chacón más de 15.000, y así todos. Y para terminar, la guinda del pastel: Andalucía. A la responsable económica se le escapó que el déficit de 2011 sería el doble de lo previsto, ¿de cuánto estamos hablando? Pues de 2.000 millones, 0,2 puntos más al déficit de las AAPP.
No hace falta tener muchas luces para darse cuenta de que el déficit real de las AAPP no es el 9,2, ni el 9,9, ni siquiera el 10,6%. Es superior. Y si hablamos de deuda, volviendo a los datos de pasivos en circulación del BdE (877.000 millones a septiembre y 895.000, extrapolando la tendencia, a finales de 2011), ¿es esa toda la deuda de las AAPP? No, por lo dicho antes. ¿Cuánta deuda a proveedores no esta contabilizada?, ¿cuánta otras deudas hay ocultas?, ¿cuánto gasto 2011 se ha desplazado a 2012 y siguientes? Si ponen ustedes 100.000 millones se quedan cortos, estamos en una deuda pública real de más del 100% del PIB. En el congreso del PP en Sevilla, todos los oradores, como era de esperar, alabaron al Gobierno. El bueno de Mayor Oreja lo alabó por “atreverse a decir la verdad por dura que sea”. Pues muy mal, Jaime. 
Rajoy ha mentido como un bellaco a sus electores y no ha dicho la verdad del desastre económico que tenemos encima. Y lo que es peor, hasta ahora no ha hecho nada efectivo para remediarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada