martes, 17 de julio de 2012

Rajoy no tiene derecho a dejar en la miseria a millones de españoles

Buenos días
De nuevo es el Profesor Centeno el que deja las cosas claras y se explica sin tapujos exponiendo la cruel realidad con pelos y señales, lo hace de forma clara y descarnada, no hace concesiones a lo políticamente correcto, es un análisis que pone los pelos de punta porque deja claro que la catástrofe como Nación es un presente ineludible, los funcionarios cabreados y  en rebeldía , enfado que subirá de tono día a día ya que los partidos políticos y los sindicatos rebasados por la realidad se han quedado descolgados y ya no representan a nadie, las comunidades autónomas, verdadera lacra democrática amotinadas en contra de "Madrid" y dispuestas a no aceptar los recortes , dispuestas a hundir lo poco de España que queda, los marianos intentando templar gaitas con cara de susto, la recesión avanzando y el agua saliendose por las hendiduras  del muro nacional.
España vive un momento muy delicado y lo malo es que no tiene un Gobierno acorde a las circunstancia, este Gobierno no sirve  y por supuesto el nefasto socialismo menos, esta vencido desde su comienzo, en vez de haber pegado el hachazo autonómico  nada mas llegar se ha dedicado a hacer el tonto y ha perdido la  oportunidad que la mayoría absoluta le brindaba, Rajoy ha robado a España la posibilidad de la renovación estructural desde la legalidad democrática, sin esa renovación nada de lo que se haga va a funcionar.
El estado autonómico ha destrozado España


Hace tres semanas, con motivo de un viaje a EEUU, me despedía de ustedes hasta septiembre. Pero al volver me he encontrado con que, después de seis meses de tomar decisiones, casi todas en sentido contrario a lo que necesitaba el país, Mariano Rajoy decide superar los límites de lo tolerable y, de una manera tan vil como irresponsable, llevar a sectores enteros de población, a millones de españoles, a una situación de pobreza y exclusión social intolerables. Y todo ello no para salir de la crisis, ya que estas medidas hundirán aún más el crecimiento y el empleo, sino para mantener los privilegios de una casta política incompetente y corrupta que no está dispuesta a sacrificio alguno.
Con una cobardía poco común, elude su compromiso más esencial, el de gobernar, y lanza la mentira más escandalosa de toda su amplia trayectoria de embustes y falsas promesas: “Los españoles no podemos elegir si hacemos o no sacrificios. No tenemos esa libertad”.
Es decir, que los españoles no podemos elegir entre que nos arruinen a impuestos y nos recorten salarios y prestaciones o acabar con el despilfarro de 120.000 millones de euros anuales que supone, en conjunto, el modelo de Estado impuesto por la casta política. Que los españoles no tenemos la libertad para elegir entre acabar con las duplicidades entre AAPP (34.000 millones tirados por la fregadera) y cerrar las 3.000 empresas públicas inútiles creadas para ocultar deuda y colocar a 450.000 parientes, amigos y correligionarios a dedo con sueldos un 35% superiores a la media de los funcionarios, o que nos bajen las prestaciones de desempleo, las pensiones, la dependencia o la reinserción social.
También que los españoles no tenemos la libertad para elegir que se devuelvan al Estado las competencias de Justicia, Educación y Sanidad (lo que supondría un ahorro de 47.000 millones de euros, según cálculos de la Presidenta de la Comunidad de Madrid, porque desde que Aznar cometió el error histórico de transferirlos a las CCAA el coste por alumno y enfermo ha aumentado más del doble en términos reales) y debemos aceptar sin rechistar recortes brutales en Sanidad y Educación y copago a todo lo que se mueve porque, para nuestro presidente, “eso ni se plantea”. Los niveles de irresponsabilidad y miseria moral de Rajoy resultan inauditos.
Dice no tener la libertad para decidir, pero sí para llevar a la ruina a la nación. Si es cierto que no la tiene porque es un cobarde y los barones no le dejan, debe dimitir. Que no diga que es una imposición de Bruselas, porque Draghi se lo dejó bien claro: “Menos impuestos y más recortes de gasto”. Rajoy, al igual que cuando estaba en la oposición -cuando Valencia, Murcia o Madrid capital estaban a la cabeza del despilfarro sin que moviera un dedo para evitarlo- es incapaz de recortar nada. Su ineptitud, elevada a escala nacional, no sólo está llevando a la miseria y a la exclusión social a millones de personas, está arruinando a varias generaciones de españoles con una deuda y unos tipos de interés inasumibles.  El jueves pasado la Asociación de Empresas de Trabajo temporal dio a conocer una cifra pavorosa: el número de familias españolas que vive por debajo del umbral de la pobreza asciende ya al 26,5%, mucho más que en Grecia. Y la opción de Rajoy es empobrecernos todavía más.
Una conversación en Washington
Hace dos lunes, en el hotel Fairmont en Washington, y gracias a un amigo común, tuve la suerte de poder exponer a un primera espada del FMI el que, en mi opinión, es el principal problema de España: el modelo de Estado. Le dije: “O ustedes nos ayudan acabar con las CCAA o las CCAA acabarán con España, es así de simple”. Naturalmente, esto hay que demostrarlo con cifras y a ello dediqué todo el tiempo del que dispuse. El FMI, al igual que la UE y al igual que Alemania, sabe que el problema de España radica en las regiones. Sabe también que Rajoy miente, y que miente en todo: en la situación del sistema financiero, en la situación macroeconómica y en el déficit público. Pero lo que no conoce bien es la dimensión real del problema. Me quedo corto si afirmo que mi interlocutor se quedó asombrado. Y es lógico, porque cuesta creerlo.
“Ni el FMI ni la UE -me dijo- pueden imponer un cambio del modelo de Estado. Son ustedes, los españoles, quienes deben hacerlo”. Le expliqué que eso era imposible porque España no es una democracia formal, algo que requiere un sistema representativo del electorado y la separación de poderes en origen
¿Cómo puede creer nadie que partiendo en enero de una situación de quiebra del sistema autonómico (que representa los dos tercios del gasto público de la nación) el Gobierno, en lugar de intervenir a las CCAA, les transfiere cerca de 30.000 millones de euros sin condición alguna? Un dinero que ya han despilfarrado, porque ahora necesitan 25.000 millones más. ¿Cómo puede nadie creer que un Gobierno renuncie a intervenir en la asignación correcta de dos tercios de los recursos de la nación?; ¿o que en los cinco primeros meses de 2012 el déficit del Estado se haya incrementado en un 31% y la extrapolación a fin de año nos lleve a un déficit de las AAPP del 11,6% del PIB (porque el supuesto adelanto a CCAA jamás será recuperado (1))?
Cuando conté, a modo de ejemplo, que la alcaldesa de Madrid y sus concejales tienen 1.500 asesores con un sueldo medio de 47.000 euros y 183 coches oficiales de uso personal, no me creyó. Así de simple. Tuve que pedirle que tecleara en Google “Asesores ayuntamiento Madrid”. Se quedó boquiabierto. El alcalde de Washington, al igual que el de Nueva York, ni siquiera tiene coche oficial y va en metro cada día a su trabajo. Cuando le expliqué que en España hay más de 30.000 coches oficiales, que desde 1978 se han contratado dos millones de empleados públicos a dedo, entre amigos y correligionarios, que las CCAA tienen más de 200 embajadas en el extranjero o que disponen de casi 50 canales de TV con una pérdida anual de 2.400 millones no se lo podía creer.
“Es obvio -me dijo- que ningún gobierno del mundo tiene derecho a empobrecer de ese modo a los ciudadanos si tiene alternativas de reducción de gasto tan claras, pero ni el FMI ni la UE pueden imponer un cambio del modelo de Estado. Son ustedes, los españoles, quienes deben hacerlo”. Le expliqué que eso era imposible porque España no es una democracia formal, algo que requiere un sistema representativo del electorado y la separación de poderes en origen; España no tiene ni lo uno ni lo otro. Los españoles carecemos de cauce legal alguno para cambiar el modelo de Estado. Ni diez millones de firmas servirían para ello. Lo entendía pero no era un tema del FMI me dijo, de todas formas “si esas son las cifras reales el rescate es inevitable, y eso obligaría a cambiar el modelo de Estado o algo equivalente”.
España necesita un rescate de 500.000 millones ya.
¿Alguien se ha molestado en sumar los vencimientos de deuda? En julio, los vencimientos del Tesoro eran de 19.000 millones y sólo se ha cubierto una tercera parte; 13.000 en agosto y septiembre; 27.600 octubre y, el resto, 9.000. Total: 62.000 millones. Las CCAA necesitan 28.000 y los bancos, descontando Santander y BBVA, han emitido 80.000 millones de euros con aval del Estado, de los que 38.000 vencen este año. Total: 128.000 millones. Unos 6.000 los sacarán saqueando la caja de las Loterías, y los bancos parte del BCE, pero aún quedan 100.000.
La liquidez que tenía el Tesoro la han transferido de forma casi íntegra a las CCAA y al pago a proveedores; con el déficit 2012 hay unas necesidades de financiación de 150.000 millones de aquí a fin de año (unos 27.000 millones al mes), que con la prima y los intereses desbocados son imposibles de lograr. Y, después, 175.000 millones en 2013 -vencimientos y déficit - y 250.000 en 2014. España necesita ya un rescate de  500.000 millones.
Sin embargo, eso no es lo único. España no puede seguir siendo el cortijo de una casta política parasitaria, cuyo pensamiento real sobre el conjunto de los ciudadanos es el expresado por la indigna palmera del PP: “Que se jodan”. Es lo que piensan los 17 presidentes autonómicos y su inmensa corte de parásitos sociales, es lo que piensan los 8.160 alcaldes y 68.578 concejales,  los miles de presidentes de empresas públicas y los miles de diputados, senadores, asesores o sindicalistas de pesebre completamente inútiles. ¿Acaso uno, uno sólo de ellos, o de los casi dos millones de empleados públicos nombrados a dedo, estaría dispuesto de renunciar a su prebendas para evitar la ruina de los españoles?
Las nuevas medidas no sólo son una chapuza absoluta, son un expolio sin precedentes a las clases medias y trabajadoras, mientras la casta política se niega a aplicarse a sí misma el menor recorte. Los 65.000 millones en dos años y medio no solo son falsos, son clamorosamente insuficientes. El conjunto, y con las valoraciones oficiales, supone 48.000 millones, no 65.000, o 19.000 millones año, o 6.300 millones en el cuatrimestre que queda. Se necesitarían 50.000 para cumplir el compromiso de déficit 2012. Además, las valoraciones oficiales son falsas, la recaudación estimada por IVA y otros impuestos se ha calculado sobre la base de que el consumo se mantiene. La teoría económica explica que eso no es así mientras la experiencia demuestra que se queda en la mitad.
La reducción de gasto por el número de concejales, valorada en 3.500 millones, es tres veces la real, pero como hay que esperar a las nuevas elecciones acaba en cero. Si se ponen las cifras reales, los 19.000 al año, se quedan en 12.000 escasos o 4.000 en 2012. Y, aunque van a reducir pensiones y subir la tarifa eléctrica, apenas llegará a la décima parte de lo necesario. Nada a cambio de una deflación brutal y de condenar a la miseria y a la exclusión social a millones de personas. Adicionalmente, el efecto sobre el sistema financiero de la caída de la venta de viviendas y la subida de la morosidad llevará a muchas entidades a la insolvencia. La buena noticia es que ni Rajoy ni el modelo de Estado sobrevivirán al inevitable rescate. La sustitución de estos irresponsables por profesionales es nuestra única posibilidad de salvación.
(1) La cifra del déficit del Estado correspondiente al mes de mayo es del 3,4% del PIB, que se compara con el 2,6% en el mismo periodo 2011. A partir de aquí, dos estimaciones son posibles: elevar el 3,4% a tasa anual (8,6%) y sumarle el 2% del objetivo de déficit de CCAA, ayuntamientos y Seguridad Social (10,6%), algo poco realista porque ese objetivo es una quimera. O, segunda, suponer proporcionalidad entre el 2,6% del Estado a mayo y el 8,9% total al final de 2011, y el 3,4% actual y el total a fin de año, lo que nos llevaría a una estimación de déficit de 2012 del 11,6%

9 comentarios:

  1. Querido amigo esta todo tan dicho y redicho, de donde se puede recortar de donde no se puede recortar.
    Yo lo único que pediría al personal es que tuviésemos un poco más de paciencia porque estoy seguro que todo saldra, lo que pasa es que no se puede atacar a todo el sistema al mismo tiempo.
    Un saludo muy cordial

    ResponderEliminar
  2. Me gustaria pensar que el propio sistema es el que creara las antitoxinas que el cuerpo de España necesita para sanar, no obstante se positivamente que el sistema, la Constitucion esta muerta, que la partitocracia española se ha comido la Nacion y que estamos en las ultimas
    Y encima sin recambio alguno

    ResponderEliminar
  3. ¿Quién impondrá un nuevo modelo de estado?
    El que proponga la derecha, si entendemos por derecha al Pp,se quedará corto en todos los campos, insuficiente a todas luces.El que proponga la izquierda, miedo me da, no sería un Estado, sería un aniestado antiespañol, con concesiones a tutiplen a separatistas, incluida la independencia de algunas regiones.
    Creo que lo mejor sera que reviente todo de una vez... y sobre las ruinas empezar a construir de nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si revienta se nos lleva a todos por delante

      Eliminar
  4. Sí, también yo pensaba como Vicente Rubio, pero ahora, viendo que siempre recorta y exprime a los mismos, sin tocar la casta política y sindicatos, ya pienso que no hay nada que hacer, salvo levantarnos y echarlos a todos. Pero ¿Tenemos alguna alternativa? Hoy por hoy todos los partidos son iguales, demagogos a más no poder y una vez dentro todo lo contrario de lo que predican y ofrecen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este momento la cosa esta cruda
      Vamos a tener un otoño verdaderamente exaltado.
      Si este memo de Mariano hubiera hecho primero recorteds en las autonomias y en los partidos los españoles hubieran tragado con los recortes, no lo ha hecho y la cosa ya no tiene remedio, vamos a ver que sucede

      Eliminar
  5. Que racha Dios mío. Si ZP fué el peor presidente de nuestra corta ¿democracia? Mariano pasará a la Historia como el cobarde que no tuvo la grandeza de utilizar una mayoría absoluta única en favor del pueblo español.

    Solo nos salva, de momento, estar unidos a Europa por un estrecho itsmo, de lo contrario ya estaríamos como en los países del Magreb.

    Necesitamos sangre nueva en la política española, alguien capaz de coger el toro por los cuernos y poner fin a este infierno.

    ResponderEliminar
  6. Cuando un avión se cae no es por un solo motivo.
    Si ves la historia de España observas que los grandes problemas siempre son por una conjunción de nefastos personajes y de situaciones extremas.
    Claro que necesitamos sangre nueva, la que tiene España esta podrida, España esta dividida y a punto de desaparecer

    ResponderEliminar
  7. Algo está cambiando en la mente de los españoles.Unos jóvenes de no mas de 35 años me decian ayer:"Estamos en contra de las SUBVENCIONES que impiden la igualdad de OPORTUNIDADES entre los españoles".Puede parecer que no viene al hilo del articulo de Geppetto ,en el que el profesor Centeno expone magistralmente(como siempre)la terrible realidad española.Pero, mi intencion es manifestar que las nuevas generaciones comienzan a pasar de la politizacion y manipulacion de sus vidas en clave politico-mediatico-sindical.
    La esperanza es la clave para acometer cualquier empresa.Desde un humilde negocio,la creacion de una familia,la compra de una casa,aprender,ilusionarse con un proyecto por sencillo que pueda parecer...
    Es tiempo de que la sociedad española se aclare y piense en nuevas opciones de llevar nuestra vieja nacion pero alejada de la manipulacion mediatica y de estos casposos y oportunistas modelos a los que hemos asistido desde el llamado inicio de la democracia.Un nuevo orden debe surgir.Lo estamos pidiendo a gritos.Las colas de las oficinas del INEM son interminables a pesar de internet,las de los comedores sociales son el termometro de la situacion dramatica por la que estan atravesando nuestro compatriotas y quienes han venido a nuestro pais pensando en el paraiso(¡pobres desgraciados!)Las empresas estan con ERE's y sin cartera de pedidos.Cada dia es peor que el anterior...No,nuestro actual sistema hace inviable la propia supervivencia de los españoles.No sirve,y lo que NO SIRVE HAY QUE CAMBIARLO.

    ResponderEliminar